Hong Kong: una fusión de Occidente y Oriente

Hong Kong. Fuente

Hacer el retrato de una ciudad es el trabajo de una vida y ninguna foto es suficiente, porque la ciudad está cambiando siempre. Todo lo que hay en la ciudad es parte de su historia: su cuerpo físico de ladrillo, piedra, acero, vidrio, madera, como su sangre vital de hombres y mujeres que viven y respiran. Las calles, los paisajes, la tragedia, la comedia, la pobreza, la riqueza.

Berenice Abbott

Con una extensión de más de 1100 km2 , y con más de siete millones de habitantes, Hong Kong -Hiông-kóng,“puerto fragante”- se encuentra formada por una península y varias islas situadas en el delta del río de la Perla, cerca de la excolonia portuguesa conocida con el nombre de Macao. Hoy en día se encuentra dividida en 18 distritos que se extienden por la parte continental conocida como Kowloon, la isla de Hong Kong y los Nuevos Territorios. Su lengua oficial es el inglés, el cantonés y el mandarín.

Ocupada desde la dinastía Qin (221–206 a.n.e.), tomó cierta importancia como puerto pesquero y productor de perlas durante los Han (206 a.n.e. – 220 n.e.). Con los Tang (618–907), y hasta los Ming (1368-1644), se caracterizó también por su producción de sal. Tras la Guerra del Opio pasó en perpetuidad al Reino Unido hasta 1997. Durante la ocupación británica, Hong Kong experimentó un crecimiento exponencial, gracias a su actividad comercial y financiero durante los 156 años de ocupación. Gracias a ello, adquirió un sistema educativo, judicial y político al estilo europeo, obteniendo un crecimiento demográfico y un aumento de la esperanza de vida. Con la cesión a China del territorio, Hong Kong se estableció como una región administrativa especial, con el privilegio de ejercer competencias ejecutivas, legislativas y judiciales independientes.

Los tres territorios que conforman Hong Kong. Fuente
Hong Kong es hoy en día una de las ciudades más modernas del mundo y con el skyline más fascinante del planeta. Sin duda, los años de ocupación británica y los más de 5.000 años de tradición china, han hecho de la ciudad un lugar con una personalidad propia, donde se mezcla lo nuevo y lo viejo, la tradición y la modernidad. Y, aunque no cuenta con una gran cantidad de monumentos históricos, es una ciudad de vanguardia a lo New York, o París hace unos siglos. Su clima subtropical y monzónico –con veranos calurosos y húmedos, e inviernos suaves y secos-, hace que la época ideal para visitarla sean los meses de octubre-noviembre y abril-mayo.

Entre las atracciones turísticas más destacables se encuentra:

El Pico Victoria
Con 552 metros, es la montaña más alta de Hong Kong y la atracción turística que más visitas recibe. Es conocido por ser el mirador de la ciudad, ya que permite contemplar la ciudad en su 360º desde las alturas. Debido a la gran afluencia turística, se ha construido en la cima dos centros comerciales y un restaurante. Un poco más arriba se encuentra una terraza panorámica que recibe el nombre de Sky Terrace 428, y que permite obtener mejores vistas.

Vistas desde el Pico Victoria. Fuente  


El Parque de Kowloon
Inaugurado en 1970 sobre una antigua fortaleza militar, cuenta con una superficie de 13 hectáreas. En él se ha construido zonas de juegos, piscina, un jardín chino, un aviario y varios lagos. Además, también encontramos una mezquita de culto islámico construida en 1984.

Parque de Kowloon. Fuente


Tsim shat sui
Situada al sur de la península de Kowloon, en ella encontramos una Avenida de las Estrellas al estilo de Los Ángeles pero con el nombre de actores chinos. Además, también podemos ver lo único que sobrevive de la estación de tren de Kowloon: Clock Tower o Torre de Reloj, que cuenta con 44 metros de altura y se construyó a principios del siglo XX.

Avenida de las Estrellas en Tsim shat sui. Fuente 

Templo Won Tai Sin
Hogar del budismo, confucianismo y del taoísmo, es uno de los templos más conocidos y populares de la ciudad. Construido en memoria del legendario monje Wong Tai Sin y de estilo tradicional, cuenta con una superficie de 18.000 m2 . Durante la celebración del Año Nuevo Chino, el templo se llena de fieles y se convierte en un espectáculo de ofrendas y adivinaciones.


Templo Wong Tai Sin. Fuente 


Monasterio Po Lin
Situado en la isla de Lantau, es el monasterio más importante de Hong Kong. Con más de un siglo de historia, cuenta con tres estatuas de tres Budas que representan el pasado, el presente y el futuro. Sin embargo, lo más destacado de este monasterio es el Gran Buda.

Interior del Monasterio Po Lin. Fuente

Gran Buda
Con más de 34 metros de altura y 250 toneladas de peso, es hoy en día el Buda sentado más grande del mundo. Se encuentra en la isla de Lantau y su construcción finalizó en 1993. Está formado por 202 piezas de bronce y simboliza la unión de la naturaleza con el hombre. Su base es una hoja de loto, rodeada de dioses que representan la inmortalidad.


Gran Buda. Fuente


Tai O
Situado en la isla de Lantau, es hoy en día un pueblecito de pescadores que ha mantenido su aspecto tradicional. Sus habitantes son una minoría étnica de china, los tanka. En la zona podemos ver las casas tradicionales ubicadas sobre pilares o estacas en el agua. Además, el festival anual de los barcos de dragón que se celebra en la zona, es una procesión religiosa que se celebra el quinto día del quinto mes lunar con el objetivo de calmar los fantasmas del agua. Esta festividad ocupa el tercer puesto en la lista nacional de patrimonio cultural inmaterial de China.

Tai O. Fuente


Distrito Sheung Wan
Situado al este de Central, sus calles y edificios mantienen cierto tinte tradicional que nos transporta a la vieja Shanghai.

Distrito Sheung Wan. Fuente


Parque de Hong Kong
Con 8 hectáreas, en él encontramos un aviario, un jardín botánico, un lago artificial y un Museo de los juegos de té. El parque se encuentra en la zona financiera conocida como Central, por lo que contrasta con los edificios y los rascacielos de la zona.

Parque de Hong Kong. Fuente 


Mercado de Stanley
Localizado al sur de la isla de Hong Kong, se caracteriza por su ambiente relajado y por la multitud de productos a bajo precio. Es ideal para hacer unas compras y para alejarse del ajetreo de la ciudad.  

Mercado de Stanley. Fuente


Puerto de Aberdeen
Situada al sur de la isla de Hong Kong, es una zona de pescadores que viven, en su mayoría, en sampanes o también conocido como casas flotantes. Destacan sus bares flotantes.

Puerto de Aberdeen. Fuente


La playa de Shek O
Situada en la isla de Hong Kong, destaca por sus bonitas vistas. Con una arena fina, y un agua clara, es ideal para practicar surf. Además, sus acantilados rocosos permiten practicar escalada y el parapente.


Playa de Shek O. Fuente


Museo de Historia de Hong Kong
Con más de 7000 m2 , muestra la historia de Hong Kong, realizando un recorrido desde su ocupación por los Han hasta los Qing, su entorno natural, la cultura folclórica, la Guerra del Opio y su cesión al Reino Unido, el nacimiento de la ciudad, la ocupación japonesa y, finalmente, su vuelta a China y la modernidad que caracteriza hoy en día a la ciudad.


Museo de Historia de Hong Kong. Fuente


Parque Victoria
Inaugurada en 1957 y con 19 hectáreas, es muy popular entre los hongkoneses. Aunque no brilla por su belleza, es ideal para hacer deporte porque cuenta con multitud de infraestructuras para poder practicarlo.

Parque Victoria. Fuente

Central
Es un distrito financiero que alberga la sede de los bancos más importantes de la ciudad. Es aquí donde podemos contemplar unos de los rascacielos más altos del mundo: el Banco de China.

Central. Fuente

Y, por último, la gastronomía hongkonesa, considerada una de las mejores del mundo. La cocina predominante es la cantonesa, en su variedad Chaozhou. Casi sin utilizar especias, sus sabores son más sutiles que cualquier otro estilo culinario chino, con un toque dulce que los hace únicos. Entre los platos, destaca el cerdo a la barbacoa, los brotes de guisantes salteados o el repollo frito, entre otros.

Hon Kong es, en definitiva, una mezcla de ejecutivos del siglo XXI y de monjes budistas, de rascacielos y sampanes chinos, una maraña de aires acondicionados y de incienso, un ir y venir de una línea de metro de las más sofisticadas del mundo y de transportes con más de medio siglo de antigüedad. Hong Kong es la fusión de Occidente y Oriente en China.


BIBLIOGRAFÍA

INSTITUTE CONFUCIUS, Magazine Institute Confucius, volumen 23, Universitat de Valencia, nº 2, 2014.

Página web: http://www.disfrutahongkong.com/que-ver (última entrada 10-7-15)

Página web: https://livefromlamma.wordpress.com (última entrada 10-7-15)


----------------------------------------------------------------------------------------------------




天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo.