El inicio de la presencia humana en China

Estatua del Hombre de Pekín (China). Fuente
Excavar es abrir un libro escrito en el lenguaje que los siglos han hablado dentro de la tierra.

Spyridon Marinatos

De todas las civilizaciones del mundo actual, la china es la que tiene la historia continua más antigua. Hace 35000 años, algunos de los pueblos que se movían por lo que ahora es China, ya escribían caracteres chinos, y en poco más de un milenio, consiguieron sinizar la mayor parte del Extremo Oriente, sin haber entrado en contacto directo con ninguna otra gran civilización. La prehistoria y la dinastía Shang (1765–1122 a.n.e.) servirán de marco para entender cómo se inició la sinización de China. Por tanto, y gracias a los hallazgos arqueológicos, sabemos hoy día que China es una de las cunas de la humanidad, pues se han encontrado numerosos vestigios, que cada vez va más en aumento, de la presencia en su territorio de los más remotos antepasados del hombre.

El primer humano con difusión universal fue el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años. Hasta hace poco, la hipótesis era que había surgido en África oriental, sin embargo, los datos procedentes del Asia oriental no corroboran esta hipótesis. Por un lado, la paleoantropología sostiene que el Homo erectus de Java tiene también una antigüedad de dos millones de años; por otro lado, la arqueología prehistórica no ha encontrado ningún rastro de técnicas achelenses en el Homo erectus de China, por lo que la evidencia apunta hacia un modelo multirregional para la evolución humana.

Cueva de Renzidong donde se
 hallaron los restos del Hombre de
 Renzidong. Fuente
Hasta el momento, los restos más antiguos que se han encontrado son los del llamado Hombre de Renzidong, en la provincia de Anhui, que debió de vivir hace más de dos millones de años. Otros testigos de la presencia prehumana en épocas igualmente remotas son: el Hombre de Yuanmou, de la provincia de Yunnan; El Hombre de Lantian, en la provincia de Shaanxi, que debió de vivir hace unos seiscientos mil años; El Hombre de Nihewan, del que solo se han descubierto restos de herramientas de piedra fabricadas por homínidos hace un millón quinientos mil años; y el Hombre de Nanjing, que debió vivir en las cercanías de esa ciudad hace medio millón de años. Pero a pesar de todos estos hallazgos, el más famoso de los hombres prehistóricos encontrados en China es el llamado "Hombre de Pekín". Su nombre le viene por haberse encontrado sus restos en las cuevas de Zhoukoudian, en las afueras de la capital china. Su fama se debió principalmente a que en su momento, en el año 1929, fue el primer homínido que se podía identificar claramente como el "eslabón perdido", descendiente del mono y antepasado del hombre, justificando con su existencia la teoría evolutiva. El aumento de la capacidad craneana (que alcanza 1075 ce, un 80% menor que la del hombre actual pero mucho mayor que la del hombre de Lantian, que sólo alcanza los 780 ce) y los cambios que lleva consigo, relacionados con el uso del lenguaje, el caminar erguido y la utilización especializada de las manos, se pueden desarrollar en ese lapso de 200.000 años conocido para el hombre de Beijing. Los habitantes de Zhoukoudian era una población de escasa altura -1,56 m. de altura los hombres y 1.44 las mujeres-, con una esperanza de vida breve –el 44% moría antes de los 14 años y solo el 3% vivía más allá de los 50-. El Hombre de Pekín vivía en un clima más suave que el actual, conocía el fuego, talaba los bosques para cocinar y calentarse y consumía cerebro y tuétano de otros humanos.

Cráneo del Hombre de Pekín. Fuente
Los descubrimientos de restos de homínidos de épocas más recientes se han multiplicado a lo largo de los últimos años. Su estudio nos permite hacernos una idea general de la situación, en la que a lo largo de muchos miles de años existen uno o varios tipos de homínidos que, adaptándose a las condiciones locales, se van extendiendo por las diferentes regiones de China. Esto viene a reforzar la hipótesis multirregional que propugna que la evolución de Homo erectus a Homo Sapiens se produjo de forma paralela en diversas regiones del Viejo Mundo. Así el llamado Hombre de Nihewang, en Mongolia Interior, se ha hecho famoso por confirmar la capacidad de adaptación del hombre primitivo a los cambios climáticos estacionales; al sur se han encontrado el Hombre de Dali, en la provincia de Yunnan, que vivió hace entre 230,000 y 180.000 años; y el de Maba, en la de Cantón; en el este, el Hombre de Fujian debió vivir hace unos 200,000años. Y al oeste, el Hombre de Dingeun, provincia de Shanxi, vivió hace unos 100.000 años. Este último ya está mucho más evolucionado física y culturalmente que los anteriores, y sus herramientas, aún de piedra, resultan revolucionarias al compararlas con las del Hombre de Beijing. Físicamente presentaría grandes semejanzas con el Hombre de Neanderthal. El homo sapiens aparece en China hace unos 40.000 años. Cada vez se encuentran más huellas de su presencia.

Con el Paleolítico Superior, entre el 50000 y el 12000 a.n.e., aparece en el espacio chino diversas diferencias. Mientras en el sur y suroeste se caracteriza por unas técnicas líticas muy simples; el norte, aparece un instrumental especializado de microlitos tan abundantes como variados. Uno de los yacimientos más ricos es la llamada Caverna Superior, en Zhoukoudian, cerca de donde se encontró el Hombre de Pekín. El "Hombre de La Caverna Superior", como se le denomina, vivió hace 18.000 años, se dedicaba fundamentalmente a la caza y la pesca, completando su dieta con la recolección de frutos silvestres. Además, sus enterramientos ponen en evidencia una sociedad más jerarquizada que las anteriores.

A fines del Pleistoceno, en Asia Oriental, incluyendo China, estaba ya ocupada por gente que poseía una notable capacidad tecnológica de la piedra y poseía la habilidad de la manipulación de los productos secundarios de la gran caza –huesos y astas- comparables a las de nuestro extremo del continente eurasiático.


BIBLIOGRAFÍA

BROWN, MIRANDA y SCHIROKAUER, CONRAD, Breve historia de la civilización china,  Barcelona: Edicions Bellatera SL., 2006.

CEINOS, P., Historia Breve de China, Madrid: Sílex, 2003.


FOLCH, D., La construcción de China. El periodo formativo de la civilización china, Barcelona: Ediciones Península, 2002.

----------------------------------------------------------------------------------------------------


天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo.