El teatro de sombras chinescas

Marionetas del Teatro de Sombras. Fuente

“La sombra negra tiene una calidad que no tiene la sombra en color”

Harry V. Tozer.


El arte de las sombras se remonta a los inicios de la civilización. Las culturas primitivas atribuían a la sombra del hombre una vida y una identidad sometidas a quien las proyectaba. Es en esta creencia de donde deriva uno de los espectáculos más antiguos, basado en la habilidad gestual de las manos: el teatro de sombras.

Parece ser que su origen se remonta a la antigua China cuando, según la leyenda, el emperador Wudi de la dinastía Han (206 a.n.e. – 220 n.e.), devastado por la muerte de su concubina Wang, convocó a sus oficiales de la corte para intentar atraerla a la vida. Para ello, hicieron una silueta de cuero que se asemejaba a ella y fue puesta en movimiento tras una tela, bajo la sombra que proyectaba una lámpara de aceite. Cuando el emperador se percató de ello, montó en cólera y castigó a sus oficiales. A pesar de ello, esta maniobra de devolver a la vida a Wang tuvo un gran éxito y se convirtió en una forma de entretenimiento que se extendió por diversas regiones de China y, posteriormente, por otros territorios de Asia, obteniendo gran fama en la India e Indonesia. A medida que se iba extendiendo, cada pueblo le daba su propia personalidad a las figuras, la manipulación de estas, la iluminación, la narrativa…

Marionetistas del Teatro de Sombras
Si nos alejamos un poco de la leyenda, hay investigadores que defienden que el origen del teatro de sombras en China viene de la prohibición, a la que se veía sometida la mujer, de no poder asistir a las representaciones de teatro. Según estos, las obras de mayor éxito pasaban a ser obras de teatro de sombras, las cuales podían ser  representadas en los aposentos de las mujeres. Un detalle que apoya a esta explicación, es que muchas obras de teatro de sombras tradicionales chinas han sido tomadas del teatro.

Sea como fuere, lo cierto es que el objetivo de estas representaciones teatrales contaba con un marcado carácter religioso, creyéndose que al representar las historias a través de las sombras se entraba en contacto con el mundo superior. Además, a través de los mitos y las representaciones se educaba y transmitía valores al pueblo.

Marionetas del Teatro de Sombras. Fuente
En el teatro de sombras se interpreta con siluetas de personajes con multitud de articulaciones, realizados con cuero o papel, acompañado de música y canciones. El nombre chino para “marioneta de la sombra” es "ying pi" que significa "sombras de pieles de cuero”. Estas son manipuladas con varillas por marionetistas, que proyectan la ilusión de imágenes en continuo movimiento a través de una tela traslúcida e iluminada por detrás. Los artistas dominan el canto, el manejo simultáneo de varias marionetas y la capacidad de tocar varios instrumentos musicales.

Los personajes suelen tener rasgos exagerados para facilitar su identificación en la representación. De manera similar a las máscaras de la Ópera de Pekín, el rojo representa el honor y la justicia,; el negro, la lealtad; y, el blanco, el engaño. Las figuras heroicas y simpáticas tienen los ojos largos y estrechos, la boca pequeña y la nariz recta. Los villanos, por otro lado, tienen ojos pequeños, la frente prominente y la boca caída. El personaje humorístico tiene círculos alrededor de sus ojos. Junto a los personajes, se incorpora decorados, mobiliario, plantas, palacios y animales, reales o fantásticos.

El teatro de sombras lo ejecutan compañías de titiriteros y sus representaciones tienen lugar, hoy en día, por motivos religiosos, festividades locales, regionales o particulares. En estas representaciones se transmite historia, cultura y creencias, y divulgan conocimientos y valores.

El teatro de sombras chino aparecerá en Europa a mediados del siglo XVIII a través de las rutas de evangelización de los jesuitas. Toda la magia de luz y sombra se ceñirá a ser un divertimento para los niños y las clases desocupadas. Es de la mano del dominico Séraphin cuando llegó a Francia, cosechando grandes éxitos. Esta moda se extiende en España a principios del siglo XIX. El teatro de sombras sedujo desde un primer momento a toda clase de público, pasando desde el pueblo llano hasta a la Familia Real, incluso a grandes artistas como Goya, en el cual el teatro de sombras tuvo una gran influencia en varias de sus obras, especialmente en una de ellas, Caprichos. Aunque en un primer momento se considera al teatro de sombras como un divertimento infantil, con la aparición del cine y la cultura de la imagen, el mundo occidental acepta las sombras y la magia de la luz como algo propio de su cultura y para todas las edades.




BIBLIOGRAFÍA

ZAMBRANO, M., El teatro de sombras, Universidad de Valladolid, 2012.

GARCÍA GÓMEZ, A.M, “¿Cuál es la vida del teatro de sombras?”, Contribuciones a las Ciencias Sociales, diciembre 2009.

El arte de las sombras chinescas, Radio Internacional de China en Español, CRI, 2001

----------------------------------------------------------------------------------------------------



天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo.