Qin Shihuang di, el Primer Emperador de China

Representación del Primer Emperador en un libro
 coreano del siglo XIX. British Museum. Fuente
"Llegó a la cima del poder y ordenó todo en las Seis Direcciones, forzando al resto del mundo a someterse y, de ese modo, extendiendo su poder por los Cuatro Mares […]”
Las faltas de los Qin. (201-168 a.n.e.)
Jia Yi.

En las mismas fechas en la que las potencias mediterráneas de Cartago y Roma se preparaban para su segundo enfrentamiento -que  supondría el comienzo de la expansión imperial de ésta última por dicho mar-, en la otra punta del continente euroasiático otra potencia conquistaría todo aquello que consideraba su mundo conocido. En este artículo hablaremos de cómo uno de aquellos reyes llegó a convertirse en el Primer Emperador de China, supo rodearse de los mejores consejeros y dejó establecidas las bases del Imperio chino.

Ying Zheng, el futuro primer emperador, nació entre los años 260/259 a.n.e., a finales del período conocido como <<Reinos Combatientes>> (463-221 a.n.e.). Esta época se caracterizaba por la fragmentación de lo que llegaría ser China en varios reinos, que con frecuencia se encontraban enfrentados entre sí (1). Su padre era oriundo del reino periférico de Qin, el más occidental y considerado el menos chino, al encontrarse sus fronteras con los pueblos nómadas. El enfrentamiento continuo con ellos los conformó como un reino feroz en lo militar, ya que Qin era un estado tapón entre la barbarie y los demás reinos chinos.

A la muerte de su padre y a la edad de trece años, Ying Zhengfue coronado rey (wang) de Qin. Pese al nombramiento, el nuevo rey era muy joven para desempeñar el cargo, así que la regencia fue a parar a la reina madre Zhaoji y al antiguo mercader y, en estos momentos primer ministro, Lü Buwei. Valedor de su padre, el historiador Sima Qian llegó a insinuar que el verdadero padre del Primer Emperador se encontraba en la persona de Lü Buwei (2). Aunque el joven rey no ostentaba el poder, se fue formando y rodeando de consejeros. Entre ellos, habría que destacar su mentor Li Si, que con el tiempo sería la mente pensante del Imperio.

En el año 237 a.n.e., Ying Zheng alcanzó la mayoría de edad y en una jugada doble él y su mentor se quitarían de en medio a los regentes y sus respectivas facciones. En primer lugar, hizo frente a la rebelión desencadenada por el amante de su madre, el -falso- eunuco Lao Ai, con el que tuvo dos hijos. Tanto Lao Ai, como los hermanastros del rey fueron ejecutados. En segundo lugar, el joven rey sustituyó a Lü Buwei (que poco después se suicidó) por Li Si.

En ese mismo año, Ying Zheng continuaría las campañas bélicas contra los demás Reinos Combatientes, campañas que le llevaron diez años -no exentos de rebeliones y hasta de un intento de asesinato promovido por el príncipe del reino de Yan-, mediante una mezcla de diplomacia y acciones militares, protagonizada por la familia Meng, que se destacaron como generales de Qin. Los ejércitos de YingZheng eran uno de los más grandes y de los más experimentados de la época, fruto de reclutamientos obligatorios y de continuos enfrentamientos al que se veía sometido. En el año 221 a.n.e., Ying Zheng era el único que quedaba. Ya no se hizo llamar wang ante la nueva posición en la que se encontraba, sino que tomó el título de Qin Shihuang di (秦始皇), es decir, <<Primer Soberano Emperador>> (3).

El ahora Qin Shihuang di reformuló el nuevo Estado, bajo el asesoramiento de su primer ministro Li Si y de los astrólogos y magos con los que se hizo rodear.  Así, el Primer Emperador se legitimó, no mediante la teoría confuciana del Mandato del Cielo, sino con la teoría de las Cinco Fases o  Elementos. Esta teoría, desarrollada por astrólogos, consistía en la reciprocidad entre los procesos y fenómenos naturales por una parte y los humanos por otra, que se perfilaba en cinco fases (fuego, madera, tierra, metal, agua) en perpetua evolución y transformación y asociada a ciertas cosas, como un color. Así, el negro sería el color oficial de la corte del Primer Emperador. A su vez, Li Si desarrolló aún más el legismo, que desde el siglo anterior se iba dando en el reino de Qin. El legismo era un sistema de gobierno basado en el cumplimiento de las leyes, las cuales regulaban y dependían del funcionamiento del Estado, en contra de lo que pensaba el confucionismo, donde el peso del funcionamiento del Estado recaía en la cualidad moral de sus funcionarios. Unas leyes notablemente severas pero iguales para todo el mundo, fueron desarrolladas para incrementar el poder de intervención del Estado. Esto suponía una ruptura con la tradición confuciana. Este proceso estuvo coronado por dos acciones consideradas nefastas por la posteridad. La primera, en el año 213 a.n.e., sería la quema de libros que hizo desaparecer centenares de textos de las Cien Escuelas, además de las crónicas locales de cada reino conquistado, perdiéndose una gran cantidad de fuentes del pasado remoto de China. La segunda acción fue al año siguiente, el monarca ordenó la matanza de los letrados, unos 460 confucianos y críticos con el Primer Emperador.

Estas medidas crearon un estado autocrático y centralizado, eliminando el mundo feudal de la época anterior. Para unificar todos los territorios conquistados estableció unanorma única para los pesos y medidas para controlar la economía (tasar la producción y el comercio); unificó las distancias entre las ruedas de los carros, así como la creación de un complejo entramado de carreteras y canales (se mandó construir una red de carreteras de unos 6800 km favoreciendo así las transacciones en el interior del nuevo Estado y el abastecimiento de la capital, Xianyang);uniformizó los caracteres de los textos escritos (agilizando la administración); e implantó una sola moneda.

Qin Shihuang di realizó grandes obras a lo largo de su reinado. Hemos mencionado arriba la construcción de las carreteras y los canales. Pero destacaron la construcción delpalacio A Fang y el complejofunerario imperial, los dos en las cercanías de la capital; así como la unificación de todos los fragmentos de murallas que los diferentes reinos norteños habían construido al norte del Huanghe, originando lo que en un futuro se llamaría la Gran Muralla, que en un recorrido de 6000 km (desde las costas del mar de Bohai hasta el desierto de Gobi) separaba  para siempre el norte estepario y nómada con el sur sedentario y agrario. Para tales obras se destinó, solo en el caso del mausoleo y según datos proporcionados por Sima Qian, a unos 700.000 personas. Éstos eran reclutados entre los habitantes de 15 a 56 años, que organizados en grupos tenían la obligación de trabajar en las obras públicas; entre los condenados que, según las leyes de los Qin, eran frecuentemente castigados con trabajos forzados; y de los deportados. Todos ellos eran abastecidos y controlados por una férrea administración (4).

Pese a todo, Qin Shihuang di iba envejeciendo y en torno a él crecía la paranoia. Según cuenta la leyenda, ordenó construir una serie de corredores subterráneos que conectaban cada palacio de Xianyang. Cada noche, dormía en uno distinto, para así huir de la muerte. Se hizo rodear de astrólogos y magos con el fin de buscar lainmortalidad. Para ello se enviaron varias expediciones a las islas de la Inmortalidad. La última de estas expediciones que mandó, consistió en un barco tripulado por jóvenes de ambos sexos, de los cuales nada se supo más, aunque una leyenda bienintencionada cuenta que llegaron a Japón. Posiblemente, y de manera irónica, su muerte tenga que ver con los potingues que sus magos realizaban a base de mercurio y otros productos tóxicos, con el fin de hacerlo inmortal.

Pintura sobre seda del siglo XVII de Hung Wu que representa
 la quema de los libro y la matanza de los letrados. 
Bibliothèque Nationale de France. Fuente.
En el año 210 a.n.e., en un viaje de inspección por la costa, junto con su hijo menor, Li Si y el jefe de los eunucos Zhao Gao, Qin Shihuang di murió a los cincuenta y nueve años de edad. Aunque quería que su dinastía durara diez mil generaciones, los descontentos generados entre la población y las intrigas palaciegas, provocaron que acabara con sus hijos. Li Si y Zhao Gao ocultaron su muerte hasta la llegada del cortejo imperial a la capital. Una vez allí, Zhao Gao manipuló la situación para aupar al trono al hijo menor, Ershi (209-207 a.n.e.), eliminando al verdadero heredero. Le siguieron en esta purga los generales de la familia Meng, opositores de los tejemanejes del eunuco. Pronto estallaron rebeliones contra el gobierno de los Qin y sucesivamente fueron cayendo Li Si, Ershi y Zhao Gao. Finalmente, Liu Bang, uno de los líderes rebeldes, llegaría al poder en el 202 a.n.e., dando comienzo a la dinastía de los Han.

El Primer Emperador de China no es recordado por todos como un héroe, sino como un tirano. Las deportaciones, las muertes durante el proceso de conquista y por culpa de la construcción, así como la persecución de los confucionistas (que volvieron al poder con los Han) pesaron mucho en la historiografía y en la leyenda. Pese a ello, su tumba aún no está excavada y los chinos aún se preparan para ello. Cuenta Sima Qian que dentro alberga muchas maravillas. La excavación de la tumba del Primer Emperador es una empresa nacional. Sin duda, pese a la mala fama de nuestro personaje, las medidas aplicadas durante su gobierno sentarían las bases de la China imperial durante dos milenios. Y no es una mera exageración, el nombre de China, etimológicamente, procede de la dinastía que fundó este emperador: Qin se pronuncia “chin”.

(1) Reinos creados a partir de los señoríos feudales vasallos de la dinastía Zhou (1050-221 a.n.e.). Con el devenir del tiempo, esta dinastía perdería poder hasta quedar solo nominalmente como señores de Todo Bajo el Cielo.

(2) Sima Qian (ca. 145-86 a.n.e.) fue autor del Shiji o Memorias Históricas, es nuestra principal fuente para el estudio de la dinastía Qin. Vivió bajo el gobierno de la dinastía Han (202 a.n.e.- 220 n.e.), que sucedió a la de Qin, por lo que nos obliga a tomar precaución con los datos que nos proporciona.

(3) El título de Shihuang di está compuesto de los apelativos <<los augustos>> (Huang) y <<los soberanos>> (Di), al que se le añade <<el primero>> (Shi). En el mundo chino, Huangdi tiene fuertes connotaciones religiosas, no hay que olvidar que Huangdi o el Emperador Amarillo es  un personaje importante en la mitología china. Este título nos recuerda, salvando las distancias, a la otorgación del título de Augustus en el año 27 a.n.e. a Octaviano César.

(4) Esto explicaría el por qué China no desarrolló un sistema de explotación esclavista como el del Imperio romano.



BIBLIOGRAFÍA

BUCKLEY EBREY, P., “Historia de China. Cambridge“, Madrid: La esfera de los libros, 2009.

CLEMENTS, J.: El Primer Emperador de China. Barcelona.Crítica.2011.
FOLCH, D.: La construcción de China. El período formativo de la civilización china. Barcelona. Península. 2002.

FOLCH, D.: “El primer emperador”, en Historia National Geographic, n.º 6, pp. 90-101. 2004.

FOLCH, D.: “El primer emperador de China”, en Historia National Geographic, n.º 61, pp. 52-65. 2009

GERNET, J., “El mundo chino“, Barcelona: Crítica, 1999.

LOEWE, M.; SHAUGHNESSY, E.L. (eds.), “The Cambridge History of Ancient China. From the origins of civilization to 221 B.C.”, Cambridge University Press, 1999.




Colaborador especial: Antonio Arteaga Infantes 
Nombre del Sitio Web: Témpora Magazine 
URL: http://temporamagazine.com
Fecha: 2014-actualidad




天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo. 

Este artículo también se encuentra en Témpora Magazine