Bi Sheng: el chino que inventó la imprenta 400 años antes que Gutenberg

Bi Sheng (990-1051), el inventor de la imprenta en China.Fuente

La imprenta es un ejército de 26 soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo.” 

Johann Gütemberg

La imprenta, tal y como la conocemos hoy en día, nació en Alemania a mediados del siglo XV, de la mano del orfebre Gutenberg, cuando el precio del papel se vio reducido –hasta ese momento, el costo del pergamino hacía inviable su invención- y en las universidades se demandaba una gran cantidad de libros. La imprenta que creó el alemán consistía en tipos móviles de metal, donde se grababan las letras con un punzón. Anteriormente, se utilizaba el sistema de la xilografía, por el cual se reproducían imágenes en una plancha de madera en la que se vaciaba las partes en las que debían quedar en blanco en la impresión.

Tipos móviles de metal. Fuente
El papel, la xilografía y la imprenta fueron creadas en China. El papel –de corteza de árbol y trapos macerados- fue inventado durante la dinastía Han (206 a.n.e. – 220 n.e.), por el eunuco Cai Lun, expandiéndose a Japón y Asia Central más tarde, llegando a Occidente de la mano de los árabes. Al principio era empleado en las bellas artes y en las artes decorativas, utilizándose las tablas de bambú y de madera para la escritura. Su generalización en la escritura comenzó en el siglo III, y gracias a esta invención, los costes de fabricación de códices se redujeron y, jamás, hubiese tenido éxito la fabricación de la imprenta sin el papel. En cuanto a la xilografía, el hallazgo más antiguo que se conserva en China es del siglo IX, pero se conoce con certeza que ya se había utilizado con anterioridad, pues en Corea y en Japón, ambas recibidoras de la cultura china, conservan xilografías del siglo III y VIII, respectivamente. Incluso la tinta indeleble de negro de humo, fabricada en Occidente precisamente con el nombre de "tinta china", tuvo su origen en la civilización china.

Técnica xilográfica. Fuente
Tanto la xilografía como el papel, fueron las precursoras de la invención de la imprenta. Las técnicas anteriores a ésta tienen en China un largo historial. Entre ellas figuran el uso de sellos para estampar en arcilla o el de tinta en la piedra. Poco a poco se fueron creando nuevas técnicas que facilitasen la multiplicación mecánica de copias. Pero, ¿por qué? En China existía la necesidad de auxiliares mecánicos para duplicar textos escritos en una caligrafía ideográfica, además de la demanda de grandes cantidades de escritos budistas y la normalización de los textos confucianistas utilizados para los exámenes de la administración pública, que no podía satisfacer con la escritura a mano. En cambio, en Occidente, el papel no se introdujo hasta bastante después. Además, debido a la relativa sencillez de la escritura alfabética, la necesidad de auxiliares mecánicos de duplicación era también menor; sin olvidar que la escritura se encontraba bajo el poder de unos pocos privilegiados. Por lo tanto, no existía el incentivo o la demanda de grandes cantidades de ejemplares que había surgido como consecuencia del budismo. Y hasta que todos estos factores sufrieron una transformación a mediados del siglo XV, la sociedad occidental no alcanzó el umbral necesario para la invención de la imprenta.

Bi Sheng (990-1051) nació en Bianjing, capital del reino durante la dinastía Song del Norte. Poco se conoce de su vida, a excepción de que provenía de una familia humilde y que era herrero. Parece ser que entre 1041 y 1048 fabricó una técnica de impresión de textos sobre papel mediante tipos móviles de arcilla, pero se resquebrajaban con facilidad, por lo que no servía para muchas copias. Posteriormente utilizó otros materiales, como la madera y la porcelana, consiguiendo una mejor calidad de impresión. Con la fabricación de 3000 caracteres, Sheng ponía las letras de doce en doce en cada placa, de acuerdo a su primera sílaba.

Tipos móviles chinos. Fuente
¿Por qué se le adjudica la invención de la imprenta a Gutenberg? En primer lugar, por la visión eurocentrista, en la que parece que se considera a Europa el centro y motor de la civilización. En segundo lugar, porque Gutenberg creó los tipos móviles de metal. A diferencia de Bi Sheng, que los realizó en arcilla, madera y porcelana, Gutenberg utilizó un material más resistente, por lo que permitió que los tipos móviles durasen mucho más tiempo y se pudiesen utilizar una gran cantidad de veces mayor por cada tirada, sin ser necesario de reemplazarlos. Esto permitió que se propagase por el mundo entero. El bajo coste de la composición con tipos de metal, que podían fundirse de nuevo después de la impresión, permitiendo utilizar el metal casi indefinidamente, convirtió a esta técnica en la base de la actividad de la imprenta durante siglos.

Sea quien sea su inventor, lo cierto es que gracias a la imprenta se difundió la información, los saberes, se afianzó los idiomas y las literaturas nacionales e incluso a fomentar el espíritu nacionalista. En resumen, casi todas las manifestaciones de progreso de la civilización moderna pueden relacionarse, de uno u otro modo, con la introducción y el desarrollo de la imprenta en el mundo.


BIBLIOGRAFÍA

JIMÉNEZ VARGAS, H., “El invento de Gutenberg”, PortalEduc, 2005

TSIEN, T.“El arte de imprimir”, El Correo, 1988


VELDUQUE BALLARÍN, M. J., “El origen de la imprenta: la xilografía. La imprenta de Gutenberg”, Revista de Claseshistoria, nº 224, 2011.

----------------------------------------------------------------------------------------------------



天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo. 


Este artículo también se encuentra en Yuanfang Magazine