El Año Nuevo Chino

Año Nuevo Chino. Fuente

El Año Nuevo Chino es más bien conocido en China como la Fiesta de la Primavera, y es la celebración más importante del año para 1300 millones de personas. Sus orígenes se remontan a miles de años y nos ha llegado a través de coloridas leyendas y tradiciones transmitidas de generación en generación. Una de las más famosas es la de Nien, una bestia cruel, mitad dragón y mitad unicornio, que vivía en las profundidades del mar y que en la víspera del Año Nuevo salía para devorar el grano y los animales. Los aldeanos atemorizados, huían a la montaña, hasta que un día un forastero entrado en años esperó a Nien. Al llegar la noche, la bestia se le acercó, pero se detuvo en seco a la vista de un papel rojo que colgaba de la puerta. A continuación, se escuchó un estruendo terrible y unas luces en el cielo cegaron al monstruo: eran petardos y fuegos artificiales. La casa se iluminó de repente, y el forastero apareció vestido completamente de rojo. Nien huyó aterrorizado de vuelta al mar. Cuando los aldeanos regresaron a sus hogares, encontraron al anciano sano y salvo, el cual les dio instrucciones de lo que debían de hacer para no volviese jamás, consiguiéndolo. La celebración debería llamarse Paso de Nian en chino; sin embargo, el término fue cambiando poco a poco al de Fiesta de la Primavera, afianzándose con la llegada del Partido Comunista (1949) a China.

El monstruo Nian. Fuente
La celebración del Año Nuevo dura aproximadamente unas tres semanas y tiene comienzo el día 24 del duodécimo mes lunar (entre el 21 de enero y el 21 de febrero), aproximadamente un mes o dos después del Año Nuevo Occidental. Pero, ¿por qué? En Europa, y en casi todo el mundo, se ha implantado el calendario gregoriano, que sustituyó el calendario juliano en el siglo XVI, mientras que en China, para las festividades –ya que desde 1911 está también implantado el gregoriano- siguen utilizando el calendario lunisolar. Mientras que el gregoriano es un calendario solar, basado en la duración del año trópico, o sea el intervalo de tiempo entre dos pasos sucesivos del sol por el punto vernal del equinoccio de primavera, es decir 365,2422 días, lo que significa que para ajustar el calendario a la duración efectiva del año se agrega un día cada cuatro años; en calendario lunisolar combina los sistemas lunar –el año aparece subdivido en doce meses lunares, de veintinueve y treinta días alternativamente, o sea 354 días-  y solar. El primer día es el de la luna nueva y el día 15 es el de la luna llena. Como en un año solar hay doce meses lunares y una decena de días, se intercalan siete meses añadidos a lo largo de diecinueve años.

El Horóscopo chino. Fuente
Mientras que unos atribuyen el calendario chino a la dinastía Xia (2207–1765 a.n.e.), las leyendas se lo atribuyen al Emperador Amarillo –figura central y más polifacética de la mitología china-, que introdujo, según éstas, el calendario de cinco ciclos de doce años. Según otra mitología, fue el Emperador de Jade –el gobernante del Cielo- quien dio un animal a cada año tras realizar una competición en la que participaron doce animales: la rata, el buey, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la oveja, el mono, el gallo, el perro y el cerdo. Para hacer más complejo el tema, el calendario chino tiene un ciclo binario conocido como yin yang que, junto a los cinco elementos –agua, madera, fuego, metal y tierra- forman un ciclo de diez años, en los que los pares corresponden al yang y los impares al yin. Esta composición forma un ciclo de sesenta años, y cada uno de estos años contiene un animal de los doces existentes, que, a su vez, tienen cinco elementos que modifican la personalidad del animal con sesenta posibilidades.

Antes de la llegada del Nuevo Año, el día 24 del duodécimo mes lunar, los chinos limpian sus casas para atraer la buena suerte y, así, no arrastrar las desgracias del año anterior. El primer día del año no se puede barrera ya que lo que se espera de ese día es que entre la mayor abundancia posible, por lo que barrer implicaría “barrera la abundancia”. Una vez hecha la limpieza de casa, se realizan todas las compras y preparativos, entre los cuales, lo más trascendental es pegar las coplas –Chun Lian-, que consiste en caligrafiar dos frases positivas en un papel rojo –recordando a la leyenda de Nian- pegadas en los lados de la puerta. Además, también se pega el carácter “” -que significa “dicha”- en la ventana y en la puerta, del derecho o la parte de arriba boca abajo; si se hace de esta última forma, la pronunciación es parecida a “que se ha quedado”.

Fiesta del Farol. Fuente
Cuando llega la noche del Año Nuevo, la familia se reúne y preparan una abundante cena. En las familias más tradicionales, en esta noche nadie duerme y todos se sientan alrededor de la mesa esperando la llegada del amanecer. A esta tradición se le conoce como Shou Sui, y que quiere decir que todos vigilan que han pasado la noche sanos y salvos. A la mañana siguiente, todos visten ropa nueva, si es de color rojo –el de la buena suerte- mejor, y se felicita a los mayores. El segundo día, las mujeres casadas vuelven a casa de sus padres para felicitarles el año nuevo. En el quinto día, los comerciantes encienden pequeños petardos ante su domicilio para dar la bienvenida al dios del comercio e iniciar otra vez el negocio. Además, hay quienes van al templo a hacer voto.

La última celebración del Año Nuevo Chino es la Fiesta del Farol, que cae el día quince del primer mes lunar. Al anochecer, todo el mundo pasea por las calles coloridas y llena de farolillos. Según la leyenda, la cigüeña favorita del Emperador de Jade llegó a la Tierra desde el Cielo y fue asesinada por los aldeanos, enfureciéndolo. Como venganza, decidió enviar una tormenta de fuego el decimoquinto día lunar para destruir al pueblo. La hija del Emperador de Jade sintió empatía por los aldeanos y les advirtió. El sabio del pueblo sugirió que cada familia colgara linternas rojas alrededor de sus casas, creara hogueras en las calles y tirara petardos, con la idea de que pareciese que el pueblo ya estaba ardiendo. El Emperador de Jade al creerlo, abortó su plan y se dio por satisfecho. Desde ese día, la gente celebra el aniversario de esta leyenda el decimoquinto día de enero del calendario lunar encendiendo faroles en las calles y con petardos y fuegos artificiales.

Este año, el Año Nuevo chino es el 8 de febrero, y el animal que corresponde, según el horóscopo, es el mono. Desde aquí os deseo ya un ¡Feliz Año Nuevo!  新年快

El Año del Mono. Fuente

                                                 

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Artículos relacionados…






天下 Todo Bajo el Cielo se encuentra bajo una licencia Creative Commons. La información de este blog está a libre disposición siempre que se deje constancia de la autoría del mismo. 



Este artículo también se encuentra en Yuanfang Magazine